Cada vez se hace más evidente que están surgiendo dos modelos para la nube: la nube pública o compartida y la nube privada. Aunque las definiciones de estos modelos podrían seguir teniendo fluidez, eso no ha detenido el surgimiento de defensores ruidosos y apasionados de cada uno de ellos que están dispuestos a pelear a muerte para defender la idea de que su modelo de nube será el que persista finalmente. Sin necesidad de decirlo, este “conflicto de nubes” puede ser intimidante para muchos profesionales de TI empresarial que buscan desarrollar una estrategia para la nube donde podría parecer que la elección incorrecta podría dar como resultado el final de su negocio (o al menos de sus carreras).

Relájese.

A pesar de todo el ruido y furia, este conflicto de las nubes oscurece un punto más importante. El modelo básico de la nube (la provisión de TI como servicio) ha llegado para quedarse. Sin embargo, no se debe ver la nube como un destino, sino como un trayecto continuo enfocado en resultados de negocios a través de facilidad de uso, autoservicio, escalabilidad y agilidad. Cambia legítimamente el enfoque de TI a las aplicaciones y no a la infraestructura implícita.

Por lo tanto, en el trayecto de su empresa hacia la nube, ¿cómo debe evaluar los modelos de nube en contienda? ¿Cuál debe elegir? La cosa es que la respuesta correcta es que debe elegir ambos. A pesar de lo que los defensores de cada modelo pudieran decir, existen beneficios (y desventajas) únicos en ambos modelos de la nube.

Como resultado, debe planear construir una infraestructura de nube privada en premisas o alojada, además de preparar a su organización para utilizar servicios de la nube pública. Sin embargo, es importante observar que si espera construir una nube privada para su organización necesitará dejar de utilizar una infraestructura de centro de datos heredada. Muchas personas creen que infraestructura de la nube significa simplemente virtualización (y no obstante el soporte de la virtualización es meramente un aspecto de una nube privada). Las verdaderas nubes privadas utilizan arquitecturas definidas por software integrar recursos de cómputo, almacenaje, red, seguridad y administración, además de virtualización, en un sistema altamente escalable que automatiza el aprovisionamiento y al mismo tiempo provee autoservicio al usuario. A diferencia de la infraestructura tradicional, las nubes bien diseñadas lo distribuyen todo, son resistentes y se reparan a sí mismas, además de ofrecer automatización extensiva, lo que les permite escalar sin límites. Para el usuario, una nube privada luce, actúa y funciona como la nube pública. La infraestructura heredada tradicional simplemente no está diseñada para proveer este tipo de funcionalidad (la nueva infraestructura “todo” definida por software sí lo está).

Además de construir una nube privada para su empresa y preparar a su organización para que utilice la nube pública, usted necesitará determinar qué cargas de trabajo pertenecen a dónde (en su nube privada en premisas o alojada o en las nubes públicas). La mejor manera de tomar esta decisión es determinar si, para una aplicación o caso de uso específico, usted desea rentar o comprar su servicio en la nube. Por ejemplo, si se fuera una semana de vacaciones a Londres no tendría sentido comprar un automóvil nuevo para pasear por la ciudad durante su visita. Simplemente rentaría un auto. Por otra parte, en casa sería poco económico (y un fastidio) rentar un auto que usará para ir a su trabajo como todos los días, para ir de compras o para recoger a sus hijos después del fútbol. En su lugar, tendría más sentido comprar un auto para limitar los costos con el paso de tiempo.

De la misma manera, los servicios de la nube pública que proveen SaaS (software como servicio) son en general más adecuados para procesar cargas de trabajo “de renta”, mientras que las nubes  privadas son mejores para procesar cargas de trabajo “propias”. Las cargas de trabajo impredecibles, altamente variables y de corto plazo son adecuadas para la nube pública. Sólo se paga por lo que se usa. Sin embargo, para procesar cargas de trabajo más predecibles y establecidas, una nube privada le permitirá ser propietario de la infraestructura y generar mayores ahorros en costos en el largo plazo.

Esta decisión nos lleva a otra consideración importante en el trayecto de su organización a la nube (movilidad). Una vez que una carga de trabajo impredecible a corto plazo se convierte en una carga de trabajo a largo plazo más predecible, a menudo tiene sentido trasladarla a una nube privada. De la misma forma, podría desear finalmente trasladar una carga de trabajo a largo plazo que antes era impredecible a un servicio en la nube pública. Uno de los errores principales que cometen muchas organizaciones es no darse cuenta de que sus cargas de trabajo y servicios en la nube cambian constantemente, y pronto se encuentran realizando un esfuerzo y dedicando tiempo significativos trasladando cargas de trabajo entre nubes. En su trayecto a la nube, necesita asegurarse de que su nube privada incorpore una arquitectura que incluya soporte sólido para los servicios en la nube pública. Esto significa que cuando traslada una carga de trabajo entre nubes no necesita hacer cambios a las aplicaciones, puede preservar fácilmente cualquier requisito de estado, configuración y entorno de las aplicaciones, y puede trasladar los SLAs (contratos de licencia de software) de una carga de trabajo a su nuevo entorno. Con este tipo de movilidad, su organización estará en posición para trasladar cargas de trabajo de manera fácil y rápida entre nubes conforme cambian su negocio y, por consiguiente, sus cargas de trabajo.

Al final, un trayecto exitoso a la nube significa apartarse de la tormenta y la furia del “conflicto de nubes” hacia un lugar donde pueda usar ambas según las necesite. Con nubes privadas y públicas a su disposición, un buen plan para determinar cuál de ellas utilizar para diferentes cargas de trabajo y una arquitectura que permita la movilidad entre sus nubes, pronto descubrirá que su departamento de TI tiene el poder para entregar de manera económica a los usuarios finales la facilidad de uso, el autoservicio, la escalabilidad y la agilidad que necesitan para alcanzar el éxito en el entorno dinámico de negocios digitales de la actualidad.

Las empresas mexicanas, por otro lado, están cada vez más conscientes de la necesidad de ser más competitivos en un contexto de una economía globalizada y más abierta. El papel de TI en este proceso es más importante y por lo tanto, dejan de ser centros de soporte técnico y se convierten gradualmente en la principal fuente de innovación, y por tanto, de ventajas competitivas. Crear una estrategia alrededor del uso balanceado entre Nubes Públicas, Nubes privadas y, vía éstas, introducir aplicaciones nativas de nube se vuelve cada vez más en el foco de muchas organizaciones.  

Fernando Paredes, Country Manager Nutanix México   

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

 

 

 

Te podría interesar:

ICREA ofrece certificación de centros de datos para continuidad operativaICREA ofrece certificación de centros de datos para continuidad operativa
05 Dic 2017 18:15 - Redacción

  Los grandes proveedores de internet, buscadores, empresas de telecomunicaciones, financieras,  [ ... ]

Intel presenta un nuevo portafolio de módems de radio comerciales 5GIntel presenta un nuevo portafolio de módems de radio comerciales 5G
01 Dic 2017 19:15 - Redacción

  Intel anunció avances importantes en su línea de productos inalámbricos para impulsar la ad [ ... ]

CA Technologies desarrolla software habilitado en inteligencia artificial y automatización inteligenteCA Technologies desarrolla software habilitado en inteligencia artificial y automatización inteligente
22 Nov 2017 23:42 - Redacción

  CA Technologies anuncia nuevas y modernas soluciones de mainframe que ayudan a las organizacio [ ... ]

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook