Empresarial:

La actualización tecnológica de las PYMES, una necesidad para sortear la crisis: Manhattan Associates

 

Después del derrumbe económico de miles de negocios minoristas y pequeñas y medianas empresas que causó la reciente pandemia, el Banco de México anunció una inyección de liquidez a las Pymes por medio de créditos, pero más allá de eso, las medidas de reactivación que se necesitan son de mayor alcance, tales como una reorientación de inversiones, atención específica para la población de ingresos medios, al igual que una estrategia fundamental para la innovación tecnológica para que evolucionen lo más pronto posible a una nueva era que les permita trascender.

Cifras del INEGI documentan que el 60 por ciento de las empresas tuvo que cerrar temporalmente por la crisis de COVID-19, a pesar de que las Pymes son fundamentales en la generación de empleo o incluso son complementarias para las grandes corporaciones, pues son requeridas para su cadena, desde el suministro de insumos, distribución y venta de producto a través de plataformas digitales que las mismas pequeñas empresas controlan.

En este sentido, el coronavirus ha transformado la manera en la que el mundo trabaja, compra y vive. Algunas industrias se han mantenido bastante estables en lo que respecta a la demanda de inventario, pero no es ninguna sorpresa que, para muchas empresas, las cosas hayan cambiado radicalmente.

Javier Robles, Regional Account Manager de Latinoamérica Norte para Manhattan Associates, señaló: “Los mayoristas de comestibles y los distribuidores farmacéuticos han estado muy ocupados, al igual que las empresas de productos para mascotas. Por el contrario, áreas como la de servicios alimentarios para restaurantes han visto prácticamente desaparecer la demanda de un momento a otro. Estos radicales desvíos de la norma crean problemas para la planificación de la demanda, ya que obviamente nadie sabe cuánto tiempo durará este evento».

“Sin embargo, estamos casi completamente seguros de que, en algún momento, terminará aunque no sabemos con certeza cómo será la nueva «normalidad» todos estos factores generan riesgos para la gestión de inventario. Dependiendo en gran parte del tipo de artículo(por ejemplo, si tiene puntos de precio altos o si es perecedero), el exceso de inventario al final de este brote puede tener impactos financieros significativos, pero al mismo tiempo una carencia de inventario puede resultar en niveles de servicio bajos y, por ende, en ventas perdidas; justo en un momento en que nadie puede darse el lujo de enfrentar tener ventas perdidas. En Manhattan, la innovación en nuestras soluciones para poder enfrentar este tipo de retos a largo plazo es algo en lo que trabajamos de forma continua”, añadió.

Por otro lado, y según datos de eMarketer y Statista, la tasa de crecimiento del comercio electrónico en México ha aumentado 6 veces en lo que va del 2020 (500%), en gran medida por el confinamiento además de que en toda la región de América Latina, las compras en línea alcanzaron en lo que va de este año, el 3.1 por ciento del total de ventas minoristas y que para el 2022 se espera que este porcentaje sea del 3.5. Esto sin duda refleja el potencial para los próximos años.

En este sentido, Robles puntualizó que un tema importante para que las PYMES sobrevivan, no se trata únicamente de garantizar una liquidez económica así como estímulos tributarios, sino que el gobierno y todas las cámaras empresariales del país apoyen a las pequeñas y medianas empresas a tener acceso a algunas cosas tan básicas como Internet así como a otras más lejanas, pero hoy en día imprescindibles, como a sistemas de tecnología eficaz para mejorar el funcionamiento de sus ventas y lograr continuar siendo parte del mercado de crecimiento.

La supervivencia de las Pymes también es elemental gracias a que muchos de los empleos son generados por estas, el pasado mes, CONEVAL dio a conocer un comunicado con datos que muestran el crecimiento en la pobreza laboral de 54% entre el inicio de 2020 y el mes de mayo. Este incremento en pobreza, equivale entre 19.7 a 22.1 millones de personas más en pobreza extrema laboral de marzo a mayo.

“Si la microempresas, especialmente las más adaptadas tecnológicamente hablando, han sido las principales generadoras de empleo en el país en estos tiempos tan difíciles de la pandemia, no cabe duda que la apuesta deberá ser a una actualización tecnológica impulsada desde todos los niveles de gobierno que están interesadas en ampararlas”, finalizó Robles.